¿Qué comer antes de entrenar?

Esta es una pregunta muy común cuando las personas comienzan a entrenar crossfit, porque realmente no saben qué deben comer para tener un buen performance sin sentir ganas de
vomitar en el camino.

Para comenzar tenemos que tener en cuenta la velocidad de la digestión de los alimentos. No se digieren igual las grasas, las proteínas y los carbohidratos:

– Generalmente una comida pre entreno está exenta de grasas pues éstas retrasan el vaciado gástrico ocasionando malestares durante tus entrenamientos. Entonces debes decirle adiós a la mantequilla, a la palta, frutos secos, a los aceites, frituras, etc., pues sólo te harán firmar el pukie box al final del wod.

– Las proteínas o aminoácidos serán tus mejores aliados para preservar la masa muscular. La proteína del huevo o lácteos desnatados son una excelente opción pues son de rápida
digestión. Los suplementos deportivos también son una buena opción, entren ellos los BCAAs (aminoácidos de cadena ramificada).

– Los carbos de lenta a mediana asimilación como el plátano, la avena, la quinua, el arroz o la pasta integral serán tu gasolina para reservar glucógeno y darle duro a tus entrenamientos sin llevarte a la fatiga. Ten en cuenta que un pre entreno cargado con glucosa y fructosa tienen un efecto sinérgico que aumentará tu capacidad para almacenar glucógeno en el hígado y músculos. Además, son necesarios para preservar tu masa muscular también.

Adicional a esto, una taza de café actuará como un termogénico natural para meterle un boost a tus entrenamientos. Se sabe que la cafeína es uno de los pocos ergogénicos naturales que realmente aumenta el performance en un 15 – 20%, sobre todo en deportes de larga duración (natación, running) o stop and go (crossfit, futbol).

Finalmente, la buena hidratación es una variable poco cuidada en los deportistas. Debes saber que es una de las claves de éxito en tus entrenamientos. Un deportista que comienza bien hidratado, rendirá mucho mejor a uno que no lo está. Por eso es importante tomar unos 2 L de agua al día y durante los entrenamientos al menos 0.5 L adicionales. Recuerda que con tan sólo perder el 1% de tu peso en líquidos ya ves afectado todo tu performance.

Sandra López Aliaga P.
Nutricionista de Belight