Yema de huevo

El huevo es un alimento altamente nutritivo, nos aporta 6.5 gr de proteína (de alto valor biológico), ácidos grasos insaturados y en menor proporción saturados, no contienen carbohidratos.

Es fuente de vitamina D, riboflavina, folato, selenio, vitamina A, hierro y vitamina B12.

Nos aporta carotenoides como luteína y zeaxantina, los cuales tienen propiedades antioxidantes (ayudan a proteger la visión, reduciendo el riesgo de cataratas y degeneración macular).

El huevo es la mejor fuente de colina (en la yema), importante para la formación y el funcionamiento normal del cerebro y el sistema nervioso.

¿Si consumimos la yema, aumentaremos el colesterol? Pues no. Esto se debe al alto contenido de la lecitina, compuesto que ayuda a prevenir algunas alteraciones cardiovasculares y los niveles altos de colesterol.

No existe evidencia científica que relacione el consumo de yema de huevo y el incremento de colesterol.

De lo que sí deberíamos preocuparnos, es de grasas saturadas y grasas trans, las cuales si elevan el colesterol en sangre y no se encuentran en el huevo, sino en productos procesados, tortas, galletas, mantequilla, embutidos, etc.

Ahora, tampoco significa que vamos a comer yemas de más, siempre con moderación, sea saludable o no, disfruta de manera consciente.

¡Visita el consultorio nutricional para saber cuál son tus requerimientos!